7 de agosto de 2009

EL CISARRO


Nada de lo que voy a comentar está motivado por la circunstancia de que Cisarro sea fanático de la “U”. Por cierto no me interesa centrarme en el caso ni en alternativas de resocialización o de castigo en concreto. Lo que me interesa comentar es sólo la precariedad del debate en Chile, frente a fenómenos noticiosos como el de mi compañero de barra.

¿Qué es lo que sabemos sobre el personaje? Que tiene diez años, por lo que a pesar de las maneras despectivas de referirse a él, entiendo que aún califica en la categoría de “niño”; que ha sido detenido en diez (¡oh my god!) veces y que demuestra, al igual que su madre, un comportamiento bastante agresivo frente a las cámaras. Entones, lo primero que cabe preguntarse es ¿se justifica la extensión del tratamiento mediático que el caso ha recibido? Me respondo: No.

Existen muchos conflictos cercanos incluso a esta problemática (como la privatización de la defensa penal de los adolescentes) que realmente puede tener una influencia mucho mayor en nuestros niños y jóvenes. De eso nada encontramos en noticieros y periodicos: “¡Aburrido!” diría Homero Simpson.

No digo que las andanzas de Cisarro no ameriten ser noticia del todo, pero, me parece del todo desproporcionada y perturbadora la sobre exposición. Principalmente porque no sabemos si esa situación puntual es sólo una excepción o evidencia una tendencia preocupante. Necesariamente debe ser eso lo que deberíamos discutir: si existe un número que excede los márgenes de lo tolerable de chicos como Cisarro y si son hoy más que ayer, o no. En la medida que un análisis serio de tales interrogantes nos lleve a buscar más repuestas urgentes, más que transformar su vida en un reality show, deberíamos discutir temas esenciales y no accesorios: las causas, no los parches.

¡Que fácil es hoy ganar dinero y simpatía política explotando perversamente la titularidad de medios de comunicación mediante la estigmatización de niños “b”!
Roberto

16 comentarios:

Tomas Bradanovic dijo...

La exposición de los medios es inevitable, tal vez en la forma a veces se abusa rayando en la injuria pero la exposición es un hecho de la causa, nadie podría impedir que lo expongan.

Si es un solo cisarro o son miles tampoco importa mucho, el chacal de nahueltoro fue un solo criminal y movilizó a toda la opinión del país, en verdad todos son casos aislados, distintos, aunque sean cientos similares, es el caso a caso lo que importa.

Yo creo que una opinión general es que no debería existir ni un solo cisarro y si existe uno o mil igual no deberíamos encogernos de hombros, hay que hacer algo para desanimaros porque si no en el futuro cercano crecerá la opinión que hay que exterminarlos por la vía rápida, como hicieron en Brasil hace algunos años (la vía de hecho es la más expedita decía un juez acá)

Si buscamos las causas llegaremos a Caín, Abel y la quijada del burro, siempre habrán razones para ser delincuente y muchas pueden ser muy atendibles, PERO es bien inviable ese camino porque eliminas una razón y aparecen otras diez, los humanos somos maestros de las justificaciones.

Por eso existen los psicólogos conductistas, que les importa un pepino como llegó a volverse loco un tipo, solo se concentran en cambiarle su conducta y eso ha resultado bastante bien, al menos con los locos. Con los delincuentes probablemente resultaría mejor que la tendencia actual de traspasar las culpas, o ver quien tuvo la culpa en primer lugar.

Anónimo dijo...

Ojalá no existieran más Cisarros en nuestro país, o mejor, en el mundo, lamentablemente estamos rodeados de ellos, caminas por el centro de Santiago y te los encuentras en cada esquina.... niños abandonados por sus padres, en total abandono de amor, sin siquiera tener unos brazos que los conforten, por el contrario, muchas veces vistos como lo peor de la sociedad y que por su conducta nos olvidamos de lo que realmente son... niños con necesidades y temores de niños

Caprixo

Marilyn dijo...

Rescato la sutil referencia al comportamiento, igualmente agresivo, de la madre de este niño.
Como has comentado en mi blog, en pedir no hay engaño, y aunque estoy de acuerdo que no debiera exponerse tanto, sí está claro que hay que hacer algo, efectivo, pronto y enérgico.
A fin de cuentas, como diría la esposa del Reverendo Alegría: "los niós, quién piensa en los niños!!"

carolina dijo...

Si bien es cierto lo que menciona Tomas, los medios de comunicacion solo realizan su trabajo, lo mas profesionalmente posible, pero tambien cabe señalar que no es un tema de hoy en donde los menores de edad comenten algun ilicito, sin poder tener rehabilitacion alguna, por ejemplo podemos recordar a todo aquellos menores que son mecheros o al mas conocido hasta ahora "Miguelito", otro cisarro mas en nuestra sociedad.

EL Sename, si bien es una institucion dirigida al tratamiento y rehabilitacion de los menores infractores de ley, esta institucion no cuenta con los medios economicos, de infraestructura y de personal necesario para poder llevar a cabo los tratamientos necesario para cada caso que se encuentra dentro de los Centro de internacion.

Ahora si las politicas publicas estuvieran mejor dirigidas y por profesionales que se encuentran incertos en el trabajo de la rehabilitacion de los menores, seria mucho mas facil, puesto que ellos mejor que nadie en la sociedad pueden dar fe de como es la situacion dentro de cada recinto.

A su vez la gran mayoria de los menores, vienen de una familia de infractores de ley, en donde uno o ambos padres se encuentran privado de libertad... la pregunta que nos debemos hacer es ¿como puede ayudar la sociedad chilena a que los menores puedan ser rehabilitados?, respuesta que hoy en dia no tenemos, ni siguiera el encargado del sename en nuestro pais.

Otras de las grandes interrogante que me viene a la mente, dias atras producto de lo sucedido con el cisarro, el loquin y el cejas, el gobierno a decidido no seguir con el Sename, ¿ En quien nos podemos apoyar ahora para la rehabilitacion de cada uno de los menores infractores de ley?, ¿sera que el gobierno dejara la rehabilitacion en mano de Gendarmeria de Chile?, creo que esto ultimo seria terrible, no por que Gendarmeria sea malo, sino porque cuenta con poco personal, las carceles no estan en condiciones de recibir a los menores y la larga en vez de rehabilitar, seria enviarlo a la Escuela del delito ( carcel)

A mi juicio personal, todo o su gran mayoria los menores infractores de ley, se encuentran con falta de cariño y atencion, sin perjuicio de que nunca se le han inculcado valores y principios dentro del nucleo familiar.

Carola

Anónimo dijo...

BLA BLA BLA

Soledad del Mar dijo...

Ya, haciendo una pausa en mi nunca bien ponderada labor intelectual universitaria, entiéndase realización del índice de mi tesis para optar al título de... en fin... He leído varias veces el post y no entiendo bien cuál es tu molestia, lo que yo puedo percibir al leer tu post es que quieres imponer tu criterio respecto de lo que es o no es desproporcionado y respecto a lo que debería difundirse o no para "tener una influencia mucho mayor en nuestros niños y jóvenes", además, quieres decir de manera categórica lo que justifica o no justifica un tratamiento mediático extenso o no, ¿Citas a un dibujo animado?, dices lo que "necesariamente" deberíamos discutir, etc.

Y, te comento no más, que un "parche" no es un excesivo tratamiento mediático, parche es reinsertar al niño delincuente en un colegio para que terminara tercero básico, parche es integrarlo a un club deportivo, parche es que los carabineros le celebren el cumpleaños regalándole una camiseta de la U firmada por todo el plantel... en fin, ÉSOS SON PARCHES, lo de prensa es si, sobreexponer probablemente una noticia curiosa porque cuesta creer que un niño haya delinquido tanto. Para mi que todo esto, sumado al fin del semillero de delincuentes, y a la cercanía de las elecciones... buehhh... sumemos dos más dos no más.

En todo caso, y en una de ésas, podrías haber ido a saludar al niño delincuente para su cumpleaños, capaz que te hubieran dado una chapita de la U como recuerdo.

ahoratodostusolo dijo...

Tomás: Estoy en absoluto desacuerdo, porque a mi juicio lo que más importa es evitar que estos casos se reiteren, y sólo son un problema de políticas públicas si son más que lo que pudiésemos considerar aceptables. Mientras seamos seres humanos libres los que conformemos una sociedad, siempre estamos expuestos al riesgo de que ocurran cuestiones como esta u otra, no vale la pena desgastarse para que no ocurran nunca. No lo vamos a conseguir.

Y buscas las causas es lo relevante, no por curiosidad, sino como única manera de evitar que se repitan los problemas.

Carprixo: Estoy de acuerdo, pero todo tiene un límite, no podemos aceptar todo lo que ocurra con nuestros niños porque son niños. Lo central, a mi juicio es que poco puede hacer la sociedad y las autoridades con los propios niños para evitar que casos como este se reiteren. Hay mucho que hacer con el entorno y sus familias.

Carolita: En primer lugar distingo tajantemente el rol de los titulares de la propiedad de los medios de comunicación del trabajo de los periodistas y empleados. La lógica de incentivos la imponen los dueños en función de sus intereses e incluso caprichos. Los periodistas hacen su pega condicionados por ello, por lo mismo no pretendo crucificarlos.

¿Por qué el SENAME no cuenta con los medios? Porque, en la misma línea, los recursos están dirigidos a aquello que produce resultados visibles e inmediatos, porque eso es lo que se devuelve en votos.

En lo que sí estamos claramente de acuerdo es en lo central, lo que faltó, más que cualquier otra cosa no fueron políticas públicas ni recursos, sino más que todo cariño, atención y un modelo socialmente aceptado a seguir en el entorno familiar.

Sole: La razón de mi molestia es bien específica, el uso dirigido de los medios de comunicación orientado a maximizar intereses personales o de clase. Y no lo iría a ver, porque no lo conozco.

Rabinmaculado

ahoratodostusolo dijo...

Andreíta: Lo referente a la madre del niño, es otro cuento que con mayor razón corresponde a una tremenda distorsión mediática. Un par de imágenes tienden a distorsionar una situación que ni siquiera sabemos si es un botón de muestra de algo.

Anónimo dijo...

Más lo que puedas hacer la sociedad o las instituciones relacionadas, creo que debemos pensar y dejar de lado nuestro egoísmo para ver qué podemos hacer para remediar esto como individuos, tal véz si unieramos nuestras fuerzas y aportaramos cada uno de nosotros, podríamos realizar un cambio y evitar que existan mas Cristóbal en nuestro país.... me pregunto, con qué puedes aportar tú a parte de opinar?

Caprixo

Anónimo dijo...

Y mas BLA BLA BLA

Mary Rogers dijo...

Como al país le interesa sólo la crónica roja y la farándula (todo lo demás es ·aburrido" como dice nuestro amigo Homero), entonces los medios focalizan en un sólo punto que, ellos creen, les dará más rating y nadie se sienta a pensar que hay miles de cisarros que no sólo son marginales, sino que están enfermos y necesitan tratamiento para no convertirse en lacra y ser los nuevos protagonistas del reality. No hay, caso, Guillier el otro día hablaba de esto y en definitiva, los árboles no dejan ver el bosque.

ahoratodostusolo dijo...

Caprixo: Lo que podemos hacer, en serio, no tendría efecto sino para que lo vivieran, con suerte los hijos de nuestros hijos. Las políticas públicas serias son crueles, y en general tienden a centrarse en una respuesta: educación.

Anónimo: Eso.

Mary: Nuestros gobernantes cumplen el rol de representarnos en la toma de decisiones, pero si esa representación es limpia y se hace cargo sólo de lo que en realidad le interesa a las mayorías... el Cisarro está frito, porque a la opinión pública no le interesa su vida ni su entorno ni menos su sufrimiento. Sólo que no cogotee.

Rabinvernal

Anónimo dijo...

Y que hay del Padre de Cisarro?? o solo es la madre la agresiva, no es acaso agresión el abandono??

chica campos canifru dijo...

Es un tema difícil, el pobre cabro chico esta más perdido, los medios se aprovechan de eso, a la gente le gusta el morbo y hablar y hablar.
Hay que actuar, pero lo veo difícil.

Tomas Bradanovic dijo...

Ah, sobre buscar las causas, siempre hay causas -y sobre todo explicacciones- para cualquier clase de comportamiento. Nicanor Parra afirmó una vez que su excelente dentadura es gracias a que jamás se ha lavado los dientes, puede ser, hay explicaciones para todo y para cada explicación encontrarás a alguien que se la trague.

Como seres humanos tendemos a justificarlo y explicarlo todo así es que el "buscar las causas" es uno de los ejercicion más estériles que existen, alguien puede decir que es delincuente y drogadicto por sus problemas económicos y algún ingenuo puede agarrar papa y creer que solucionando el problema económico se acabarán los delincuentes y drogadictos, pero resulta obvio que muchos tienen grandes problemas económicos y no son delincuentes mientras que otros en cambio que no tienen esos problemas si lo son. A eso de creer las "explicaciones" y buscar las causas lo llamaría el "sindrome de Doris Cooper" y es una de las explicaciones por qué la delincuencia aumenta en lugar de disminuir. Con hipótesis erradas se obtienen malas soluciones.

resendeadriana dijo...

Eis algo que deveria ter mais atenção da sociedade, pois reflete um futuro sombrio para tudo e para todos... e tem se tornado tão comum que as pessoas parecem não se importar.

Abraços