5 de diciembre de 2005

Nuestro Balompié


¿Qué sentimos cuando vemos un encuentro del FC Barcelona, y en ese marco, no menos de tres o cuatro jugadas mágicas de Ronaldinho que nos dejan sin aliento, anonadados? Si un jugador de un club en nuestra vilipendiada primera división hiciera lo propio dos o tres veces en un encuentro, tales imágenes se repetirían en TV hasta la saturación, por semanas.

Lamentablemente eso no ocurre y, respondiendo la interrogante inicial, sostengo que en mi caso sólo me resta sentir una profunda e insana envidia. Considerando que por mucho cariño y admiración que mantengo por el BarÇa, el club de mis amores es otro. Otro que se desenvuelve semana a semana en la liga de honor chilena y que, pese a toda la energía que los fanáticos intentamos transmitir desde el tablón, en cuanto hinchas, no sobresale al penoso desempeño que cada fecha la veintena de elencos de nuestra “Primera A” nos hace sufrir.

Cuando comento esta amarga sensación en mi entorno familiar y social, la respuesta que recibo, en la mayoría de los casos es conformismo y resignación: “¿Qué otra cosa puedes esperar si estamos en Chile? ¡Simplemente somos malos para la pelota!” Esa respuesta no me conforma. Porque la cuestión en que me centro no es el desempeño de la “roja de todos”. Me quejo porque vivo en Chile y salvo escasísimas oportunidades sólo puedo ir a descargar tensiones a los estadios te nuestro país. Considera, además que, por ejemplo en la “madre patria” casi ninguna de las figuras que nos deslumbran y engalanan su liga son españolas. Lo peor es que vivimos un período negro en circunstancias que, desde principios de la década pasada, la mesa quedó servida para otro plato. Brillaban entonces en nuestro medio figuras de primer nivel como Alberto Acosta, Gorosito, Espina, el Leo Rodríguez y Salas en su mejor momento. El país, por otra parte, mejoraba su situación económica y sólo restaba sostener el crecimiento y transformarlo en desarrollo. ¿Qué pasó entonces con el bello deporte que cumple una función tan importante en la juventud, alejándola de vicios y conductas desviadas, además de optimizar su salud? ¿Cómo llegamos a ver cada fecha goles que son expresiones demoníacas de fealdad, errores impresentables, autogoles, habilitaciones con la canilla y un ritmo de juego propio del “Lento Rodríguez”?

Por favor, no me dejes llorando solo, dame una respuesta. Mientras sólo puedo aplaudir el merecido “Balón de Oro” de Ronaldinho Gaucho esbozando una mueca parecida a una sonrisa, con la mirada perdida en otras latitudes. Demasiado distantes.



Roberto




Obviamente te ayudo a sentir. Quiero empezar señalando mi profunda admiración por Ronaldinho quien a demostrado, por lejos, ser el mejor jugador del mundo, pero a un nivel que no veíamos de hace mucho. La verdad es que conmueve verlo jugar. Sus fintas, su magia con el pie, sin duda, lo dejan al nivel de los más grandes, no solo futbolistas, sino que deportistas del mundo.
Creeme que la nostalgia que siento por nuestro fútbol de la década pasada me atormenta de vez en cuando. Es en ese sentido que me gustaría ser joven, solo por el hecho de no haber conocido el elevado nivel de los campeonatos del fútbol chileno de los noventa. Así no tendría nada que extrañar.
Creo, como tu, que no es que seamos intrínsicamente malos para la pelota y que tal situación nos lleve a tener un campeonato tan malo. Tiene que ver con lo que una vez dijimos, es la forma chilena de ver el fútbol. La extracción del salmón, la producción de vinos, la actividad económica en general se ha ido perfeccionando y mejorando a niveles insospechados (obviamente con un costo), pero en lo relativo al fútbol, esta visión de mejoramiento no ha llegado. Tenemos defectos endémicos, arrastrados de los más oscuros momentos de la administración de nuestro balompié. Solidaridades mal entendidas entre futbolistas, arbitros y sobre todo entre dirigentes. Improvisaciones, irresponsabilidad (moral y jurídica) en las administraciones de los clubes y a nivel de ANFP, etc. Es así como llegamos a que nuestro dirigente máximo se quede dormido en instancias oficiales de fútbol internacional y nuestros jugadores salgan a la cancha con camisetas pidiendo que ruede las cabezas de los dirigentes (¿sólo de la Asociación o sus empleadores directos también?). A estas alturas los hichas queremos que caigan todos!!!.
Amigo mío, consuelo de tontos, queda el cable y la señal internacional que trae partidos de calidad. Veamos y deslumbrémosnos, por mientras, con Ronaldhino. Envidiemos sana y malsanamente lo que pasa afuera, ningún mal puede durar eternamente, y por último espero que se repita el veranito de San Juan que significó los torneos de la década pasada. Por último, y alguna vez lo dije, prefiero, mil veces, luchar o angustiarme realmente por cosas más importantes... Ojo el domingo.


Freddy

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo disfrutaba enormemente del fútbol chileno en los '80 y '90... incluso iba al estadio con mi papá, bandera incluida... pero cuando vi que más que jugar bien, llenar de júbilo a los hinchas y dejarlo todo en la cancha era importante vestirse de Armani, tener un Hummer, ganar un sueldo en dólares, salir en las portadas de revistas con gel, visos y la niñita top del momento bailando en Costa Varúa y demases, sin mencionar el hecho de que ir al estadio se transformó en un asco y un peligro, dejé de sentir la magia de antaño... Como dice Freddy, menos mal que tenemos el cable para mirar el estilo, la gracia, la sonrisa y la garra de Ronaldinho…

K…

ahoratodostusolo dijo...

Ejem! ¿La sonrisa?

Rabincrédulo

Xun dijo...

mmm qué puedo decir cuando mi equipo ha quedado fuera de la "liguilla" (fase final mexicana) de forma infame. Una vez más infame, me concentro en convencerme de que será el siguiente torneo, me miento recordando los mejores goles de "mis muchachos", el fútbol está lleno de penas y glorias pero el número de penas es infinitamente mayor al de las glorias. El Barça es grande y es el equipo de latinoamericanos por excelencia (uno más) ningún catalán puede afirmar que es más suyo que nuestro. Ojalá el futbol siempre fuera justo y le diera la victoria al que le apuesta al futbol.
Arriba el Cruz Azul, arriba el fut.

ahoratodostusolo dijo...

Gran equipo el Cruz Azul. Galdames y Quintano jugaron ahí!

Un abrazo.

Rabidentificado

Anónimo dijo...

Pffffffff, no tendrá sonrisa "Pep", pero me encanta verlo sonreir mientras juega... lo hace con gusto, no..? No seas tan criticón... No todo es estética..! Al menos no para mí, ya me conoces... Si fuera por eso, lejos me quedo con Figo... ;)

K...

ahoratodostusolo dijo...

¿Figo???

Shúuuuu el gustito.

En todo caso, para nosotros no hay mucho, las jugadoras del mundial que se juega en Chile parecen buenas... sólo para la pelota.

Rabinteresado

Anónimo dijo...

Cool blog, interesting information... Keep it UP » »

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! video editing schools

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it Preferred health insurance plans http://www.interracial-5.info video lesbo gratis Pilates faqs Lipitor and leg muscle pain Dub incorporation paroles vision Liposuction surgery in manhattan business credit report zocor weight gain zocor